domingo, 22 de mayo de 2022

Sacramento de la Unción de los Enfermos en la parroquia de Padrón

Como todos sabemos, los sacramentos son siete. Tres de iniciación: Bautismo (que es la puerta), Eucaristía (Dios nos alimenta con su Cuerpo y con su Sangre) y Confirmación (nos ofrece la plenitud de los dones del Espíritu Santo), dos de sanación: Penitencia (Dios nos reconcilia consigo mismo, dándonos su perdón) y Unción de los Enfermos; y otros dos de envío o de misión: Orden sacerdotal y Matrimonio (a través de los cuales Dios nos envía para ser testigos suyos en medio del mundo).

Tanto la Penitencia como la Unción de los Enfermos, nos sanan interiormente, nos devuelven la salud del alma y tantas veces también la salud del cuerpo.

Necesitamos que el Espíritu Santo nos fortalezca, necesitamos que el Espíritu nos devuelva todo aquello que la vida nos ha ido quitando con el paso de los años, necesitamos vivir la ancianidad y la enfermedad, no como una maldición, sino como una ocasión propicia que el Señor nos concede para experimentar su presencia en nuestras vidas y para saber que nunca nos deja solos.

Este sacramento ha de recibirse, a ser posible, con conciencia plena de lo que significa y por eso, con libertad, para ser conscientes de lo que estamos recibiendo, de lo que significa.

En este sacramento, Jesús nos coge de la mano, Jesús nos levanta, Jesús nos da su gracia, es decir, se nos da a sí mismo en el don del Espíritu Santo que es fortaleza en nuestra debilidad.

Hoy celebramos el VI Domingo de Pascua

Hoy, en el sexto domingo de Pascua, Jesús nos habla del amor, del Espíritu y de la paz. Sólo sabemos transmitir amor si conocemos y seguimos la palabra que nos dejó Jesús y como Él nos dijo y nosotros desimos a diario, es la Palabra de Dios.

Jesús nos dice a continuación que para saber amar no estamos solos. El Espíritu de Dios está con y en nosotros y en todo aquello donde se esconde la presencia de Dios: la naturaleza, las personas, los acontecimientos.

Y por último, nos habla de paz. Nos deja y nos da su paz, la de los corazones serenos y sin miedo. Aquella paz que nos hace ser felices, aquella paz que se lee en nuestras actitudes, en nuestro rostro, en el tono de la voz, en las risas o sonrisas que regalamos a los otros.

sábado, 23 de abril de 2022

Normativa ante las nuevas medidas derivadas del fin del uso obligatorio de la mascarilla

 De acuerdo a las medidas publicadas en el BOE del 20 de abril de 2022, por las que el uso de la mascarilla deja de ser obligatorio en interiores, con excepción de una serie de lugares entre los que no se incluyen los lugares de culto y otros centros de actividad pastoral. Desde la Provincia Eclesiástica, proponemos los siguientes criterios de actuación:

1.-La mascarilla deja de ser obligatoria. No obstante se recomienda su uso:

a) En las celebraciones litúrgicas y en otras actividades pastorales, cuando por un tiempo prolongado participen en ellas personas vulnerables ante la infección por COVID-19, y no sea posible mantener la distancia de 1,5 metros.

b) Por parte del celebrante u otros ministros en el momento de la comunión y cuando en la celebración de otros sacramentos haya proximidad con los fieles. Así mismo se recomienda el uso de gel hidroalcohólico previa y posteriormente a la comunión de los fieles y a las unciones realizadas en los diferentes

2.- En los templos y lugares donde se realice cualquier actividad pastoral se mantendrá gel hidroalcohólico a disposición de los fieles y se garantizará una adecuada ventilación y limpieza de los mismos.

3.-Salvo en aquellos lugares expresamente citados en el Real Decreto 286/2022 de 19 de abril, a saber, residencias de mayores/centros sociosanitarios y hospitales, en los cuales nos atenemos a las prescripciones del lugar, recuperemos con prudencia y normalidad la praxis litúrgica establecida.

 4.- Estos criterios de actuación quedan supeditados a los cambios normativos que se vayan produciendo de acuerdo a lo establecido por las autoridades sanitarias, y se han de aplicar con prudencia, responsabilidad y mucho sentido común.


Sigamos orando al Dios de la vida para que aleje de nosotros todo peligro y cuidémonos unos a otros con responsabilidad.


+ Francisco José Prieto Fernández Obispo Auxiliar y Vicario General de la Archidiócesis de Santiago de Compostela

Juan Luis Martínez Lorenzo, Vicario General de la Diócesis de Tui – Vigo

José Joaquín Borrajo Iglesias, Vicario General de la Diócesis de Ourense

José Mario Vázquez Carballo, Vicario General de la Diócesis de Lugo

Antonio Valín Valdés, Vicario General de la Diócesis de Mondoñedo – Ferrol